¿Qué sabes exactamente sobre la hormona del crecimiento humano?

Este artículo te informa de las verdaderas capacidades de esta hormona para aumentar la masa muscular y retrasar el envejecimiento

 

Cuando empezaron a surgir los rumores sobre el presunto uso de hormona del crecimiento humano (HORMONA DEL CRECIMIENTO) por parte de Peyton Manning para recuperarse de una lesión, la mayoría de los hombres pensaron dos cosas:

1. “¿Peyton haciendo trampa? ¡Dime que es mentira!”

2. “Demonios, tal vez debería conseguir un poco de eso.”

Manning es solamente la última celebridad que enfrenta acusaciones de uso de sustancias prohibidas, en este caso hormona del crecimiento, uniéndose a un selecto grupo de estrellas como Alex Rodriguez y Sylvester Stallone.

Aparentemente, muchos atletas y celebridades son verdaderos creyentes de la sustancia. Un jugador le reveló al Milwaukee Journal Sentinel que entre 10 y 15 jugadores de cada equipo de la NFL la usan, y un prominente entrenador en Los Angeles estima que el 20 por ciento de los actores lo hacen, según The Hollywood Reporter.

Mientras que solo 45,000 estadounidenses tienen una necesidad legítima de la hormona del crecimiento, según un análisis de datos realizado por Asociated Press, en 2013 se otorgaron el doble de recetas prescribiendo el medicamento y eso sin contar la hormona del crecimiento que cambia de manos sin receta médica.

Desafortunadamente, muchos de los supuestos beneficios de la hormona del crecimiento no están comprobados, y su reputación como una droga para hacer trampa en el deporte y de sustancia milagrosa para retardar el envejecimiento, no han sido estudiadas más a profundidad, indica el doctor Randall Urban, endocrinólogo de la Universidad de Texas. “El abuso le da una connotación negativa a una hormona que puede tener un beneficio tremendo para algunas personas”.

Incluyendo millones de personas con daño cerebral y lesiones en las articulaciones.

Para separar los hechos de la ficción, entrevistamos pacientes, doctores e investigadores para entender los beneficios y las promesas de la hormona del crecimiento.

Todas las noches, cuando duermes, tu glándula pituitaria, una glándula del tamaño de un frijol en la base de tu cerebro, comienza a trabajar, produciendo hormona del crecimiento, un polipéptido compuesto de 191 aminoácidos.

La hormona del crecimiento ingresa a tu torrente sanguíneo, uniéndose a específicos receptores que se encuentran por todo tu cuerpo, incluyendo tu cerebro, en donde estos receptores son especialmente densos en regiones responsables del aprendizaje y la memoria.

También se une a células grasas, provocando la liberación de parte de su carga, y estimulando a tu hígado para que produzca una poderosa hormona llamada factor de crecimiento insulínico tipo 1 (IGF-1, por sus siglas en inglés), la cual promueve el crecimiento de huesos, cartílago y músculos.

La hormona del crecimiento aparece durante la infancia y la adolescencia, pero para cuando cumples 40, solo producirás la mitad de cuando tenías 20 años.

Aún así, esa pequeña cantidad es importantísima para el mantenimiento de tu cuerpo.

La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) aprobó el uso de una hormona del crecimiento recombinada en 1985 para tratar una cosa: deficiencia extrema, en su mayoría 15,000 niños en riesgo de ser inusualmente bajos. Luego fue aprobada para tratar pacientes con VIH/Sida, los cuales sufrían de atrofia muscular y para gente con una condición conocida como síndrome del intestino corto.

Antes de 1985, la hormona del crecimiento tenía que ser laboriosamente extraída de cadáveres, una práctica prohibida cuando los investigadores determinaron que esto podría transmitir una enfermedad similar al síndrome de las vacas locas.

Poco tiempo después, dos compañías desarrollaron un método de producción del medicamento ilimitado y libre de contaminantes, que consistía en insertar el código genético para la producción de hormona del crecimiento en bacterias, convirtiéndolas en fábricas microscópicas de hormona del crecimiento.

En 1990, debido a la tensión por el doping deportivo, se votaron restricciones sobre la hormona del crecimiento. En aquel entonces, los endocrinólogos temían que declararla una sustancia controlada y equipararla con esteroides y narcóticos, podría estigmatizar a los miles de niños que la necesitan.

Así que el Congreso de Estados Unidos le puso un límite sin precedentes a las recetas, convirtiendo a la hormona del crecimiento en la única droga que puede ser recetada para uso alternativo. Es por eso que podría decirse que la hormona del crecimiento es la droga legal más restringida en Estados Unidos. Y, como pasa usualmente con las prohibiciones, el comercio se mudó al mercado negro.

Así que, ¿qué es lo que puede y no puede hacer la hormona del crecimiento? Veamos qué es lo que asegura:

LO QUE SE DICE: LA HORMONA DEL CRECIMIENTO PUEDE QUEMAR GRASA E INCREMENTAR LA MASA MUSCULAR

La mayoría de sus amigos saben que Larry (solo mencionaremos su primer nombre para proteger su privacidad) como un profesional en la industria financiera de Nueva York. Lo que no saben es que él puede levantar casi 600 kilos en el press de pierna y hacer 18 repeticiones.

Fisicoculturista competitivo desde los 19, Larry comenzó a pagar el precio de las pesadas cargas de trabajo al cumplir 40, enfrentando operaciones para reparar lesiones en las rodillas y manguitos rotadores. “Antes de eso”, asegura, “yo era un atleta 100% natural”.

Cuando la recuperación de Larry pareció estancarse, un amigo le sugirió el uso de esteroides y de hormona de crecimiento para acelerar las cosas. El acceso al medicamento no era un problema.

“Si pasas el suficiente tiempo en el mundo de las pesas como yo, seguro sabes cómo conseguirla”, asegura. El abasto de Larry venía de una relación especial con un médico. La gente que no puede conseguir una receta de hormona del crecimiento regularmente encuentra un proveedor que la manda a traer de China.

La hormona de crecimiento es popular entre los atletas debido a que “es ampliamente promovido entre usuarios ilícitos que la hormona del crecimiento funciona”, comenta el doctor Harrison Pope, fisiólogo en la Escuela de Medicina de Harvard.

“El problema con la hormona del crecimiento es que casi siempre se usa junto con esteroides anabólicos y estos claramente funcionan”. Así que es difícil saber qué porción del crecimiento muscular se debe a la hormona del crecimiento.

Un estudio australiano abordó el tema y examinó el desempeño en el sprint de 96 ciclistas los cuales se inyectaron ya sea hormona del crecimiento, testosterona, hormona del crecimiento y testosterona, o un placebo (un suero) durante ocho semanas.

comparados con el grupo del placebo, los que tomaron hormona del crecimiento incrementaron su capacidad en el sprint en casi un cuatro por ciento; los que tomaron hormona del crecimiento y testosterona tuvieron un incremento de ocho por ciento. sin embargo, los que tomaron solo hormona del crecimiento no tuvieron incremento en fortaleza muscular.

De hecho, a diferencia de lo que se dice en internet, hormona del crecimiento no incrementa la masa muscular en un adulto saludable, como lo hace la testosterona, explica el doctor Michael Kjaer, profesor de medicina del deporte en la Universidad de Copenhague.

En uno de los pocos estudios en voluntarios saludables, el doctor Kjaer le dio a 20 hombres inyecciones de hormona del crecimiento y lo comparó con los hombres que recibieron solo un placebo. Encontró estimulación en el tejido conjuntivo, pero no muscular.

La hormona del crecimiento tampoco parece ayudar a los hombre viejos. como lo concluyó una revisión médica de 2013 realizada por la escuela de medicina de la universidad del sur de california. “no hay información contundente sobre una mejora en la fuerza o desempeño, provocado por un uso empírico de la hormona del crecimiento”.

Ahora, en sus 50, Larry ha continuado con el uso de una combinación de hormonas esteroideas en intervalos, desde que empezó hace una década. Los esteroides le dieron un incremento muscular, mientras que la hormona del crecimiento –regularmente entre .6 y 1.2 miligramos al día- quemó grasa extra, aseguró. De hecho, varios investigadores aseguran que la hormona del crecimiento puede ser un potente quemador de grasa, especialmente de la molesta grasa visceral.

Larry está preocupado por los efectos secundarios de la hormona del crecimiento, particularmente con el incremento en el riesgo de desarrollar cáncer. Ahora está más al pendiente de los chequeos médicos.

Entre sus amigos del gimnasio, indica larry, la hormona del crecimiento tiene peor reputación que los esteroides por la poca investigación que hay sobre ella. “los muchachos bromean con que no usarán la hormona del crecimiento porque les preocupa el crecimiento de tres narices. Te hace pensar”.

VEREDICTO: No para el crecimiento muscular, sí a la pérdida de grasa; pero es muy cara.

LO QUE SE DICE: HORMONA DEL CRECIMIENTO ACELERA LA RECUPERACIÓN DE LAS LESIONES

Cuando Max Sittenfeld, un anestesiólogo estadounidense en Costa Rica, comenzó a padecer codo de tenista, comenzó a utilizar los remedios usuales. Pronto, el hombre de 42, estaba consumiendo tantos medicamentos antiinflamatorios que le empezó a doler el estómago.

“Era terrible”, dijo. “Mi calidad de vida, incluso mi trabajo, se fueron en picada debido a que este dolor era muy constate”.

Él no quería someterse a una cirugía, así que buscó literatura médica y comenzó a leer sobre la hormona del crecimiento. Costa Rica tiene menos restricciones en medicamentos, así que un doctor comentó con una terapia de inyecciones de la hormona en el Anti Aging and Wellness Clinic en San José, incrementando la dosis gradualmente.

“Luego de dos meses y medio, comencé a notar mejora en el dolor en ambos hombros y mi codo. En más o menos cuatro meses, estaba completamente recuperado”, nos cuenta. “A la fecha, no he recaído en ninguna tendinitis”.

El uso de hormona del crecimiento para la recuperación de lesiones ha formado parte del imaginario deportivo. Ya sea que las leyendas sean ciertas o no, es necesario más investigación científica para un mejor tratamiento de articulaciones lesionadas, comenta el doctor christopher mendias, un investigador en cirugía ortopédica de la universidad de michigan.

“Con una ruptura del ligamento anterior cruzado, necesitas entre seis meses y un año, desde que sales de la cirugía para volver a la actividad”, indica.

Lo difícil no es el ligamento en sí mismo, sino el tejido que lo soporta. “si observas la mecánica en términos dela fuerza de ese nuevo ligamento que estás colocando, es bastante buena”, asegura.

“El problema es que la debilidad del músculo ocurre después de la cirugía. Para cuando los atletas pueden volver a la actividad, el lado en donde tuvieron la ruptura del ligamento es 40 por ciento más débil”.

Mendias ha comenzado estudios que involucran una administración de .3 miligramos de hormona del crecimiento directamente en pacientes con ruptura del ligamento anterior cruzado dos veces al día, durante seis semanas para medir el efecto en el tendón y la fuerza del músculo.

Los primeros participantes son hombres entre 18 y 35 años que han pasado por una reconstrucción del ligamento anterior cruzado.

Su hipótesis, simplificada de alguna forma, es que la hormona del crecimiento ayudará a preservar el músculo alrededor de la articulación al activar la igf-1 que estimula el crecimiento muscular mientras bloquea otra proteína, la miostatina, la cual es activada por las lesiones y frena el crecimiento.

La investigación es patrocinada por la fundación mark cuban y el dueño de los mavericks de dallas ha dicho públicamente que la hormona del crecimiento debería ser legal para ayudar en la recuperación de articulaciones lesionadas.

Investigadores daneses también están viendo a la hormona del crecimiento como un tratamiento para pacientes con tendinopatía –dolor en los tendones a largo plazo.

Medias tiene el moderado optimismo de un científico: asegura que la investigación es demasiado escasa para sacar conclusiones.

Los resultados no serán dados a conocer hasta 2017. Entre sus mayores preocupaciones están los efectos secundarios, los cuales no están claros. Es bien sabido que demasiada hormona del crecimiento puede provocar síndrome del túnel carpiano (debido a que estimula el tejido conectivo).

Sin embargo, pueden existir otros efectos secundarios. Pero, si su investigación resulta exitosa, puede significar el inicio de una nueva era de mejores y más rápidas recuperaciones de lesiones deportivas.

VEREDICTO: El jurado está esperando más evidencia.

LO QUE SE DICE: HORMONA DEL CRECIMIENTO RETRASA EL ENVEJECIMIENTO

Marvin Lagstein no quiere vivir para siempre, pero sí quiere bailar en la boda de su hija. Debido a que tiene 72 y su hija 12, puede que cumpla 90 años antes de que la banda comience a tocar.

Así que hace cinco años, el ortodoncista de Nueva York, entró en la oficina de la doctora Florence Comite, y le preguntó qué podía hacer para mantenerse en condiciones óptimas las siguientes décadas. Él ya levantaba pesas tres veces por semana y había completado 30 maratones.

Durante la asesoría inicial de Lagstein, la doctora Comite, una endocrinóloga, determinó que sus niveles de IGF-1 y otras hormonas estaban bajos y que él no estaba en la forma física que creía.

Después de casi un año intentando estimular su hormona del crecimiento naturalmente y tomando testosterona, Lagstein comenzó con una dosis diaria de .3 miligramos de hormona del crecimiento. (La doctora Comite pudo recetársela debido a que a él le hacía falta. Él está tomando ahora hasta .7 miligramos).

Lagstein pagaba al mes mil 500 dólares por sus hormona del crecimiento, sin embargo recientemente su seguro médico accedió a cubrir el costo. Él asegura que seguiría tomándola aunque tuviera que pagarla de su bolsillo porque “estoy mucho más juvenil y saludable”, asegura. Antes de empezar con este tratamiento, añade, “estaba muy cansado y tenía muchas molestias y dolores”.

La doctora comite sabe que su receta de hormonas es poco ortodoxo –especialmente en la amplia comunidad médica, la cual es escéptica sobre las versiones que aseguran que la hormona del crecimiento retarda el envejecimiento.

Su respuesta es una crítica al sistema de salud, el cual se enfoca en curar la enfermedad en vez de preservar la salud. “prefiero tratar de mantener la salud óptima de por vida”, indica.

Cómo encaja la hormona de crecimiento en esta imagen es todavía tema de debate. Para empezar, la doctora comite y muchos otros doctores no administran hormona del crecimiento directamente, sino que revisan la producción de IGF1, la cual produce el hígado en respuesta a la hormona de crecimiento. Sin embargo, IGF-1 puede ser baja por otras razones además de la deficiencia de la hormona de crecimiento.

Además, no está claro si administrar hormona de crecimiento a alguien que está en el rango de producción normal sea benéfico a largo plazo.

En una revisión de 2014, realizada por clinical interventions in aging, reveló que aunque administrar hormona de crecimiento a personas con deficiencia parece tener beneficios, hacerlo con personas de edad avanzada, experimentando una disminución natural, tiene “pros y contras que no están claros”.

Uno de los contras más grandes es el riesgo de cáncer. Debido a que la hormona del crecimiento estimula el crecimiento del tejido por todo el cuerpo, tumores benignos que pueden crecer lentamente o no hacerlo, podrían tener un empujón a la malignidad.

Asimismo, pueden ocurrir complicaciones metabólicas. Por ejemplo, cuando haces ejercicio y metabolizas grasa como combustible, eso es sano.

Pero cuando la hormona del crecimiento derrite la grasa, la repentina descarga de glucógeno en el torrente sanguíneo puede abrumar el proceso para limpiarlo, provocando un incremento en el riesgo de padecer resistencia a la insulina y diabetes. Además, no hay evidencia clara de que la hormona del crecimiento te ayude a vivir más.

Si te preocupa tener un déficit de hormona del crecimiento –solo uno de cada 50 mil personas lo padecen, según científicos daneses- habla con un endocrinólogo sobre una prueba de estimulación de hormona del crecimiento.

VEREDICTO: No es probable (pero puede que te veas más joven).

LO QUE SE DICE: HORMONA DEL CRECIMIENTO CURA LESIONES CEREBRALES

Un auto rozó a Jeff Dombrowski, de 42 años, en 2009. El impacto le rompió la espalda, cuello y fracturó su pierna izquierda en tres puntos –entre otras lesiones. Luchó por recuperarse los siguientes cuatro años. Su cuerpo eventualmente se curó, pero su mente permaneció dañada.

“Dormía dos o tres horas por noche debido al dolor y la ansiedad”, comenta. Estaba tan cansado y demasiado lento mentalmente, que luchaba por recordar datos básicos que necesitaba para su trabajo como desarrollador de bienes raíces. Los doctores le ofrecieron algo de ayuda.

Luego de semanas de escarbar en la Web, Dombrowski comenzó a sospechar que sus síntomas surgieron debido a una falta de hormona del crecimiento.

Debido a que no podía obtenerla legalmente, su única alternativa fue ser parte de un estudio científico. Encontró exactamente uno: doctores de la Universidad de Texas estaban probando si la hormona de crecimiento podía aliviar las consecuencias físicas y mentales de traumas cerebrales. Él entró en el estudio.

En semanas de ser administrado con inyecciones de .6 miligramos de hormona del crecimiento, comenzó a dormir mejor. Más descanso le ayudó con los dolores. Para mediados de 2014, se sentía como él mismo de nuevo. Él cree que se sentirá así de bien mientras reciba sus dosis de hormona del crecimiento.

¿Cómo es que sus lesiones afectaron sus niveles de hormona del crecimiento? Cuando te golpeas la cabeza o tu cuello latiguea, es posible que tu cerebro se mueva dentro de tu cráneo. La glándula pituitaria no es parte de tu cerebro, pero se sitúa debajo de él, conectada por un pequeño tallo.

“Puedes imaginar que el movimiento hacia atrás y hacia delante del cerebro, puede someter a ese tallo a mucho estrés”, interrumpiendo la producción de hormona del crecimiento,comenta el doctor Charles Wilkinson, profesor de neurociencia psiquiátrica en la Escuela de Medicina de la Universidad de Washington.

Algunos investigadores tienen la teoría que una conmoción cerebral puede provocar inflamación que daña la glándula.

Un estudio, realizado por Wilkinson en 2012, examinó 26 veteranos que habían sufrido conmociones por estallidos –un problema que padecen el 20 por ciento de los veteranos de guerra que regresan- buscando deficiencias en la hormona del crecimiento.

Wilkinson sospecha que las deficiencias en la hormona pueden ser la causa de muchos síntomas comunes atribuidos al trastorno por estrés postraumático, incluyendo disturbios en el sueño, irritabilidad, depresión y ansiedad.

“estos son en su mayoría hombres jóvenes. ¿qué les pasaría si padecieran de deficiencia de hormona del crecimiento durante los próximos 40 años? ¿aumentarían de peso, perderían músculo o tendrían enfermedades cardiovasculares, que es lo que vemos en otros grupos con deficiencia de hormona del crecimiento?, se pregunta el doctor José García, un endocrinólogo del Colegio de Medicina de Baylor.

“también es un problema para la gente que practica deportes”. El doctor García está tratando de adquirir fondos para un estudio sobre si la terapia de remplazo de hormona del crecimiento puede mejorar la calidad de vida, memoria y otros padecimientos entre veteranos de guerra con daños en la glándula pituitaria debido a conmosiones.

La investigación preliminar es prometedora. Datos de la universidad de texas apoyan la noción de que al regresar los niveles de hormona del crecimiento a los normales puede mejorar la vida, al menos para algunos. Si tú has tenido una lesión cerebral o en la cabeza, comenta el doctor Urban, y has padecido de mucha fatiga o disfunción cognitiva, ve a un médico –y de preferencia, también a un endocrinólogo.

VEREDICTO: muy prometedor.

Fuente: www.menshealthlatam.com

Desarrollado por MarketingPublicidad.es

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar su navegación para mejorar nuestros servicios y para ofrecerte una mejor experiencia online. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso o bien conocer cómo cambiar la configuración, en política de cookies