Ejercicio de fuerza y velocidad, dieta a la carta, suplementos y control de los neurotransmisores para rejuvenecer

Los investigadores marcan las nuevas líneas Anti-aging y destacan que quienes se esfuerzan viven más

Vivir más y mejor es de valientes. De los que se esfuerzan, de los que superan los pequeños retos de cada día. Esta es una de las primeras conclusiones a las que ha llegado la Sociedad Española de Medicina Antienvejecimiento y Longevidad, SEMAL, que está celebrando en Valencia su XVII Congreso Internacional de Medicina Anti Aging, un foro en el que los científicos e investigadores están adelantado las nuevas claves para ganar la batalla al reloj. Y las últimas investigaciones destacan la importancia del ejercicio de fuerza y de velocidad como una de las claves para mantener a los pacientes más ágiles, por lo que se apuesta por el trabajo con pesas y con aparatos que desarrollen la resistencia para desarrollar la masa muscular y la fuerza combinado con la velocidad.

En personas con cierta fragilidad, el ejercicio ha de ser suave pero ha de costarles trabajo y conseguir que se esfuercen. Se trata de una novedad, ya que hasta ahora las teorías no apostaban por esta modalidad de deporte, pero las últimas investigaciones han demostrado que mientras más fuerza levante una persona y más rapidez de reacción tenga, más preparado estará para evitar caídas y accidentes, tan habituales en los pacientes de edad más avanzada. Es algo así como entrenar a los pacientes para sobrevivir.

El presidente de la SEMAL, José Serres, ha explicado que en el congreso se dan cita más de 350 médicos e investigadores de todo el mundo en calidad de asistentes, y un centenar de ponentes entre cirujanos, científicos, profesores e investigadores.

El profesor José Viña, del departamento de Bioquímica de la Universidad de Valencia, explicó que el punto de partida es que la falta de vigor es reversible y que el envejecimiento no es una enfermedad, sino un estado de la persona al que se le puede dar la vuelta con las técnicas adecuadas. Junto al ejercicio es fundamental mejorar la nutrición, y en este aspecto es clave hacer un estudio pormenorizado del paciente para diseñarle una dieta a la carta. En este sentido, el profesor Francisco Carreño, investigador en Nueva York, explicó que los estudios demuestran que hay que encontrar los alimentos que mejor digiere cada persona, porque a alguien le puede sentar mejor un helado que un trozo de apio en función de la respuesta glucémica, la respuesta al azúcar y su microbioma intestinal.

Hormesis

También se analizó el factor llamado hormesis (pequeñas dosis de estrés). Es un fenómeno biológico que tiene efectos beneficiosos, mejora la salud, la tolerancia al estrés, el crecimiento y la longevidad. Consiste en vivir situaciones que nos sacan de nuestra zona de confort pero preparan al organismo para superar otras situaciones de mayor envergadura. Es una especie de entrenamiento, en pequeñas dosis, para la supervivencia. Este efecto se traslada también a ciertas patologías y la ingesta de medicamentos. Recientes estudios demuestran que la diabetes puede ser un factor que alargue la vida a ciertos pacientes, porque una investigación sobre la Metformina, que es un anti diabético oral, ha revelado que en los pacientes con diabetes 2 que la toman, el índice de supervivencia es mayor al del resto, si los comparamos incluso con los que, en el estudio, no presentan esta enfermedad.

El especialista en Medicina Interna de São Paulo Carlos Ventura ha presentado los últimos estudios de que la utilización en pacientes con problemas cardíacos de la Coenzima Q-10, D-ribosa y L-Carnitina, entre otros elementos, los protegen del envejecimiento además de tratarles sus problemas de corazón.

Balance Neuroemocional

La salud emocional es otra de las claves del bienestar, y para ello el presidente de la Federación Iberoamericana de Medicina Antienvejecimiento y Longevidad, Juan Carlos Méndez, apuesta por el equilibrio de los neurotransmisores. Méndez considera que los ‘cuatro caballos del Apocalipsis’: noradrenalina, serotonina, dopamina y endorfinas, modulan la longevidad y logran el equilibrio y, como consecuencia, el bienestar emocional de la persona a la que se aplican las terapias Anti Aging.

Junto a todos estos factores, se seguirán analizando los últimos hallazgos para ganar con éxito una batalla al reloj para la que hay muchos científicos e investigadores trabajando y de la que en estos días se aportarán las últimas claves y tendencias.

Desarrollado por MarketingPublicidad.es

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar su navegación para mejorar nuestros servicios y para ofrecerte una mejor experiencia online. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso o bien conocer cómo cambiar la configuración, en política de cookies