Sábado, 17 Febrero 2018 00:00

Seis curiosidades sobre el cerebro

¿Tú también eres de los que ha caído en el Mito del 10% del cerebro? Si es así (y si no también), seguro que te sorprenden estas afirmaciones que no son precisamente leyendas urbanas:

"Lo peor para el cerebro es descansar", o al menos eso comenta la directora de la cátedra de Neurociencia de la Universidad Autónoma de Madrid en colaboración con la Fundación Tatiana Pérez de Guzmán el Bueno, Carmen Cavada. Al parecer, a esa materia gris que albergamos dentro de la cabeza no le conviene estar muy relajada, ya que el aburrimiento mata a las neuronas. Practicar diferentes actividades resulta estimulador para el cerebro y aumenta las conexiones entre las neuronas.

"Imaginarlo es casi como hacerlo". A esta conclusión llegó el neurocientífico español Álvaro Pascual-Leone. Según palabras textuales del investigador, "imaginarlo induce cambios cerebrales que en algunos aspectos son idénticos a los que ocurren al hacerlo. Pero no en todos, porque al hacer algo físicamente recibes el feedback de lo hecho".

"El cerebro anestesiado está en coma". Puede que esta afirmación resulte más conocida que el resto, más popular por decirlo de alguna forma. Según el doctor estadounidense Emery Brown, que conjuga el mundo de la neurociencia con el de la anestesia, esta afirmación es cierta, ya que "si se piensa bien, es necesario estar en coma porque el cirujano va a abrir tu cuerpo. Y para tolerarlo es necesario no sentir nada. Por eso ese estado de insensibilidad que se alcanza durante la anestesia no es sueño. El sueño es un estado fisiológico en el que hay ondas lentas en el cerebro y al final se alcanza una sensación de bienestar. Durante la anestesia el cerebro está congelado en una dinámica, en un estado oscilatorio con ondas lentas, mantenida por los fármacos anestésicos".

"Las infecciones apagan el cerebro".  Esta afirmación está relacionada con la anterior, y también parte de las investigaciones de Brown, que comenta que una persona que sufre una infección necesitará menos cantidad de anestesia durante una intervención. Esto se debe a que las infecciones liberan sustancias que provocan un estado soporífero.

"El cerebro se vuelve más vulnerable en la ciudad", y todo se debe al ritmo frenético de la vida en las mismas. Según el neurólogo José Ángel Obeso, cuando una persona que vive en una gran urbe, vuelve a una zona rural o va al campo vive un estado de bienestar emocional que para el cerebro supone una especie de vuelta al útero materno.

"La risa alerta de la depresión", ya que mediante una serie de variables, como por ejemplo, la duración de la misma o su frecuencia, se obtienen distintos patrones que se pueden poner en relación con el estado de depresión que atraviesa el paciente. 

Esto sólo es una ligera muestra de lo que puede hacer nuestro cerebro, después de esto, ¿sigues creyendo la leyenda urbana del 10%?

 

Fuente: ABC

Modificado por última vez en Martes, 13 Marzo 2018 10:24
Desarrollado por MarketingPublicidad.es

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar su navegación para mejorar nuestros servicios y para ofrecerte una mejor experiencia online. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso o bien conocer cómo cambiar la configuración, en política de cookies