El efecto de los batidos detox: ¿saludables?

Una tendencia que llegó hace unos años. Este tipo de preparados mezcla todo tipo de alimentos en combinaciones imposibles, acompañados de un halo saludable. ¿Qué hay de cierto en ello?

El término 'detox' (procedente de 'detoxificación') hace referencia a todo tipo de preparados como zumos, batidos o incluso dietas que llevan ese calificativo. Este nombre evoca sensaciones de limpieza o de depuración del organismo, siendo estos preparados utilizados tanto para la pérdida de peso como periódicamente para 'depurar' o 'desintoxicar' el organismo de algunos excesos como los navideños.

¿Qué es detox y qué no lo es?

El primer escollo que nos podemos encontrar es el de definir qué es un producto detox. Dentro de esta denominación encontramos batidos, zumos o licuados, habitualmente mezcla de frutas y/o verduras, con suplementos añadidos como la espirulina en ocasiones. No faltan también los 'superalimentos' de moda, como el kale o col rizada, el jengibre o el açaí.

"El consumo elevado de oxalatos (muy comunes en estos batidos) se asocia con la aparición de cálculos renales"

Por otro lado, se hacen alegaciones saludables de algunos de estos preparados, en muchas ocasiones como subtítulo a un nombre exótico: 'bueno para el riñón', 'mejora tu tensión' u otros. Sin embargo, para poder hacer estas alegaciones, es necesario cumplir con la normativa, tal y como dicta la Autoridad Europea para la Seguridad Alimentaria (EFSA), encargada de evaluar y regular la efectividad de suplementos, aditivos y componentes alimentarios, y de avalar en su caso las alegaciones de propiedades saludables (entre las que no se encuentra la de detoxificación).

¿Son útiles?

Parecería que, siendo preparados a base de frutas y verduras, serían una forma interesante de introducir estos alimentos en la dieta. Sin embargo, no podemos atribuir a este tipo de mezclas propiedades más allá de su mero valor nutricional. No hay nada en este tipo de preparados que vaya a hacer que el cuerpo se purifique o desintoxique. En condiciones normales, esta función es asumida por el hígado, donde gracias a los citocromos se produce la transformación de toxinas para su eliminación posterior a través del riñón.

Otro tema alrededor de lo detox es la conservación de las enzimas. Se supone que cocinar los alimentos las destruye, lo cual es cierto (la mayor parte de ellas pierde su función a partir de unos 45 – 50ºC, al desnaturalizarse como proteínas que son). Sin embargo, estas enzimas también se desnaturalizan en contacto con medios muy ácidos, por lo que al alcanzar el estómago de nuevo pierden su función. Y a todo lo anterior se suma el hecho de que estas enzimas que contienen los alimentos probablemente no tendrían ningún efecto beneficioso, ni siquiera aunque no se desnaturalizasen, al contrario de lo que en muchas ocasiones se les atribuye.

Lo que realmente puede afectar a nuestros mecanismos de defensa sería una carencia nutricional como las de algunas vitaminas o minerales y el estrés oxidativo. Sin embargo, no hace falta recurrir a estos productos 'milagrosos' para conseguir una ingesta adecuada de estos nutrientes. Y, de hecho, se han asociado las dietas crudívoras con una menor disponibilidad de vitaminas y minerales, y con efectos perjudiciales para la salud. Koebnick encontró en una comunidad de más de 500 crudívoros en Alemania una asociación entre un mayor porcentaje de alimentos crudos en la dieta y un bajo índice de masa corporal (infrapeso), además de alteraciones reproductivas en mujeres. No cocinar los alimentos dificulta la absorción de nutrientes.

¿Beneficio o riesgo para la salud?

Hemos dicho, por tanto, que los zumos detox probablemente no aportan ningún beneficio adicional al consumo de frutas o verduras enteras. De hecho, incluso perdemos una buena parte de la fibra que contienen los vegetales si procedemos a su licuado. Pero ¿pueden suponer algún riesgo para la salud?

La alarma ha saltado en Alemania, ya que la mencionada EFSA ha identificado como riesgo emergente el alto consumo de oxalatos asociado a beber zumos detox, ya que algunos de los alimentos más usados en estos preparados como espinaca, col rizada o remolacha son muy ricos en estas sustancias, cuyo consumo excesivo se asocia con un mayor riesgo de padecer cálculos renales. Y es que un solo vaso de estas bebidas puede contener más oxalatos que la cantidad diaria recomendada. Ya se han publicado casos de nefropatía aguda por esta causa.

Otros riesgos asociados a estas bebidas pueden ser el consumo elevado de nitratos (no recomendables los detox, por tanto, para el público infantil) o el riesgo de infecciones bacterianas tanto por contaminación especialmente de verduras crudas como por la suciedad que acumulan aparatos como las licuadoras. Y un aporte extra de azúcares, ya que no es lo mismo comer una fruta entera que en zumo: es fácil tomar un zumo de tres naranjas, pero no comerlas.

Si además se utilizan estas bebidas como estrategia para la pérdida de peso, recurriendo a alimentarse casi exclusivamente de ellas, podemos correr el riesgo de perder peso en forma de masa muscular por una baja ingesta proteica. Y probablemente con un efecto rebote al finalizar el ciclo, por no volver a un buen hábito alimentario y recuperar los malos hábitos anteriores.

Fuente: El Confidencial 

Last modified on Friday, 11 January 2019 09:04
Desarrollado por MarketingPublicidad.es

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar su navegación para mejorar nuestros servicios y para ofrecerte una mejor experiencia online. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso o bien conocer cómo cambiar la configuración, en política de cookies