Friday, 14 November 2014 10:30

Vivir con un fumador equivale a vivir en una gran ciudad contaminada, según un estudio

Los no fumadores que viven con fumadores se exponen al triple de los niveles recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como seguros de partículas nocivas en el aire, advierte un estudio reciente.

Esto significa que los niveles de partículas en el aire en un hogar con un fumador son similares a los del aire en las grandes ciudades contaminadas, halló el estudio. Vivir en viviendas libres de humo podría ofrecer importantes beneficios de salud para los no fumadores, según los autores de un estudio publicado en línea en la revista Tobacco Control.

"Los fumadores con frecuencia expresan la opinión de que la contaminación al aire libre es tan preocupante como el humo de segunda mano en su hogar", comentó en un comunicado de prensa de la revista el autor del estudio, el Dr. Sean Semple, de la Universidad de Aberdeen, en Escocia.

"Estas medidas muestran que el humo de segunda mano puede producir unos niveles muy altos de partículas tóxicas en casa, mucho más altos que cualquier cosa que se experimente al aire libre en la mayoría de pueblos y ciudades de Reino Unido. Hacer que su hogar esté libre de humo es la forma más efectiva de reducir de forma dramática la cantidad de partículas finas nocivas que se inhalan", aconsejó.

Los autores del estudio compararon los niveles de materia fina particulada, como el polvo fino o el hollín, en el aire de casi 100 viviendas con fumadores y casi 20 viviendas donde no se fumaba, en Escocia. Las concentraciones promedio de materia fina particulada eran unas 10 veces más altas en los hogares con fumadores que en los hogares donde no se fumaba, encontraron los investigadores.

En promedio, los no fumadores que vivían con fumadores se exponían a niveles de materia fina particulada que eran tres veces más altos que el límite de exposición anual de la OMS, anotó el estudio.

Muchos no fumadores que vivían con fumadores inhalaban unas cantidades similares de materia fina particulada que los no fumadores que vivían y trabajaban en ambientes libres de humo en las ciudades con unos niveles altos de contaminación, como Londres o Pekín, según el estudio.

Los investigadores estimaron que una persona que viva en una casa libre de humo inhalaría unos 0.76 gramos de materia fina particulada en un periodo de 80 años, frente a los 5.82 gramos de alguien que viva en un hogar en que se fume.

Si un hogar en que se fuma se hiciera libre de humo, los no fumadores inhalarían alrededor de un 70 por ciento menos de materia fina particulada al día, señalaron los investigadores. Las reducciones serían más significativas para los niños muy pequeños y las personas mayores, según el estudio.

"Estos hallazgos respaldan, en última instancia, la necesidad de esfuerzos por reducir la exposición al humo de segunda mano en casa, sobre todo a través de la implementación de normas de viviendas libres de humo y de políticas de viviendas multifamiliares libres de humo", concluyeron los investigadores.

Artículo por HealthDay

Robert Preidt

http://www.nlm.nih.gov

 

Last modified on Friday, 14 November 2014 10:43
Desarrollado por MarketingPublicidad.es

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar su navegación para mejorar nuestros servicios y para ofrecerte una mejor experiencia online. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso o bien conocer cómo cambiar la configuración, en política de cookies