Friday, 06 June 2014 13:17

Varices en las piernas: frecuentes y molestas

Las varices son la manifestación visible de la insuficiencia venosa crónica. Su aparición se debe a una patología que afecta a la pared vascular y a las válvulas endoteliales de las venas del sistema venoso superficial, haciendo que sean incapaces de trasportar la sangre hacia el corazón, en contra de la fuerza de la gravedad.

La hipertensión secundaria al acúmulo de sangre  dilata las venas y empeora el retorno venoso de la extremidad. Es una enfermedad de evolución generalmente lenta, progresiva, con escasa o nula mortalidad (salvo la asociada al tromboembolismo pulmonar), pero  afecta bastante a la calidad de vida de un amplio sector de población.

En algunos casos supone un problema estético, y en otros puede ocasionar dolor, edema, pesadez y trastornos tróficos en las piernas, desde dermatitis ocre y fibrosis a la aparición de úlceras en los casos más graves.

Existen factores genéticos que condicionan una mayor propensión a desarrollar de varices. También hay otros ligados al estilo de vida: el simple hecho de ser animales bípedos, hace que el peso de la columna de sangre que soporta nuestro sistema venoso, y que debe redirigir al corazón en sentido antigravitatorio, es grande.

Los trabajos que exigen bipedestaciones prolongadas y cualquier otro factor que aumente la presión abdominal, como la obesidad, los embarazos, o cargar mucho pesos, facilitan la aparición de varices. El envejecimiento fisiológico y el acelerado, debido a estilos de vida inadecuados (entre los que destaca el hábito de fumar o la ingesta de determinados fármacos), también se asocia a la aparición de varices.

Como medidas preventivas podemos evitar la obesidad y realizar ejercicio físico suave, de manera regular. Las medias elásticas de compresión están claramente indicadas en pacientes con patología a nivel del sistema venoso profundo o con úlceras. En personas con un estilo de vida que nos exige mantener bipedestaciones o sedestaciones prolongadas, las medias terapéuticas (calcetines o pantys de compresión ligera 18-21 mmHg) aumentan la presión sobre el tejido subcutáneo, disminuyendo el edema, la pesadez y el dolor. No está demostrado que disminuyan la aparición de varices.

Los fármacos flebotónicos actúan mejorando el tono venoso y disminuyendo  el paso de líquido al tejido subcutáneo y por tanto, el edema.

Hasta que seamos capaces de actuar a nivel molecular, frenando el envejecimiento de la pared y el endotelio venoso, el tratamiento de las varices consiste en eliminar las venas del sistema venoso superficial que funcionan mal, para permitir que la sangre fluya por las que funcionan correctamente y mejorar de esta manera el retorno venoso de la extremidad.

Dra. M. Eugenia Pillado Rodríguez. Cirujano Vascular Especialista el Flebología. 

Clínica Universidad de Navarra en Madrid.   

Last modified on Monday, 09 June 2014 09:12
Desarrollado por MarketingPublicidad.es

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar su navegación para mejorar nuestros servicios y para ofrecerte una mejor experiencia online. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso o bien conocer cómo cambiar la configuración, en política de cookies