La gran mayoría de los cánceres de piel podrían evitarse con hábitos de fotoprotección desde la infancia

Si nos preguntásemos cuántos lunares tenemos en el cuerpo, probablemente no acertaríamos a dar con el número exacto. Pero, ¿y si nos preguntamos cuántas veces hemos revisado los lunares a lo largo del último año? En España, el 22% reconoce no habérselos revisado nunca. Además, el 50% asegura que nunca ha observado los de su pareja y el 75,9% dice no haber ido nunca al dermatólogo para que le evalúe algún lunar de su piel.

Estos datos -extraídos de una encuesta de la Academia Española de Dermatología y Venereología realizada a más de 1000 personas entre 20 y 50 años con hijos en edad escolar- ponen de manifiesto la falta de concienciación que existe sobre la prevención en el cáncer de piel. Según la Organización Mundial de la Salud, éste es el tumor más frecuente en el mundo. Sin embargo, tal es la falta de concienciación (e información) que, según la encuesta, un 17,5% no tiene claro siquiera que el melanoma sea un cáncer.

El melanoma es el más letal de todos los tumores cutáneos: representa el 10% de las neoplasias de la piel, pero es el responsable del 90% de las muertes por cáncer de piel. Dentro del cáncer de piel, distinguimos entre melanoma -que afecta a más de 4.000 personas cada año en España y que es sin duda el más grave de todos los cánceres de la piel- y cáncer de piel no melanoma -que ataca a más de 74.000 personas-.

Los dermatólogos insisten, de nuevo, en la importancia de prevenir este tumor y en la necesidad de explorar los lunares y nuestra piel en general, nosotros mismos y con ayuda de un espejo para alcanzar a todas las partes del cuerpo, al menos una vez al mes: "Emplear unos minutos en la vigilancia puede ayudarnos a la detección precoz y con ello a un tratamiento más eficaz y mejor pronóstico", afirma Eduardo Nagore, coordinador en Europa de la campaña Euromelanoma 2018. Si notamos algún cambio en algún lunar, es aconsejable acudir al dermatólogo.

Para concienciar sobre ello, la AEDV participa un año más en esta campaña europea con el lema: 'España tiene un problema con el cáncer de piel'. Esta vez, los dermatólogos españoles han querido lanzar dos mensajes fundamentales: 'Dale la espalda al cáncer de piel' y 'Un minuto que vale una vida'.

"Para realizar una buena vigilancia de los signos de sospecha de melanoma, necesitamos hacer una evaluación de la piel varias veces al año y, como no tenemos ojos en la espalda, debemos pedir a nuestra pareja, familia o amigos que nos ayuden a revisar aquellas zonas donde no llegan nuestros ojos", informa Nagore. También es importante mirarse en el cuero cabelludo, las plantas de los pies o en las uñas. Sólo el 36% de las personas examina su espalda en busca de signos de cáncer de piel al menos una vez al año, y el 43% de las personas 'rara vez' o 'nunca' pide a otra que le ponga crema solar en su espalda.

El sol, factor de riesgo evitable

El cáncer de piel es el más prevenible de todos: el 80% de los casos podrían evitarse con hábitos de fotoprotección desde la infancia. La piel tiene memoria y cuántas más quemaduras solares se haya tenido de pequeño, más probabilidades de riesgo de desarrollar de adulto un cáncer de piel.

Agustín Buendía, coordinador general de la Campaña Euromelanoma 2018, asegura que no hay que demonizar el sol pues éste es fundamental para la producción de vitamina D, la liberación de sustancias endocrinas y, en general, para nuestro bienestar mental. Pero, el sol tomado en exceso aumenta el riesgo de desarrollar un tumor de este tipo.

Pese a esto, aún no hay concienciación real sobre los daños que puede hacer el bronceado en la piel. Según la encuesta de la AEDV, un 24% de la población opina que estar bronceado es bueno para la salud y el 17% cree que las cabinas de rayos UVA no incrementan el cáncer de piel.

Según los expertos, los rayos UVA son más peligrosos para la piel que los rayos del sol natural. Así, uno de los factores de prevención para este cáncer es precisamente, evitar estas cabinas.

En cuanto al bronceado, Buendía asegura que "la piel reacciona ante un daño solar produciendo melanina, bronceándose, y eso desencadena una serie de procesos acumulativos que terminan pasando factura en la salud de la piel".

Como cada año, los dermatólogos de la AEDV abren sus consultas de forma gratuita para que todo aquel que pida cita -a través de la página web euromelanoma.aedv.es o del teléfono 91 543 45 35- pueda hacerse una revisión de sus lunares. El año pasado, informa Buendía, se recibieron 8.000 llamadas para pedir cita y se prestó atención a más de 3.000. Este año la semana de cribado se realizará entre los días 11 y 15 de junio y se intentará dar consulta a todo el mundo que lo solicite. Es esencial destacar que "la detección temprana es útil pero no deja de ser un fracaso. Lo mejor es no desarrollar nunca un cáncer de piel", concluye.

Fuente: www.elmundo.es

Desarrollado por MarketingPublicidad.es

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar su navegación para mejorar nuestros servicios y para ofrecerte una mejor experiencia online. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso o bien conocer cómo cambiar la configuración, en política de cookies